Significa saltar físicamente sujetado a un instructor experimentado por medio de un arnés, donde después de solo 30 minutos de instrucción el pasajero es capaz de sentir la emocionante caída libre. 

Usualmente se salta de un avión entre 10 a 12 mil pies de altura en la costa del pacifico, teniendo casi un minuto de caída libre; luego se desciende lentamente a la tierra bajo un paracaidas especial para 2 personas, teniendo aproximadamente 5 minutos de vuelo con una espectacular vista del océano, donde posteriormente se aterriza suavemente.